CINE ON: Popurri Navideño II

Hola amigos,

Si en la primera entrega de este popurrí cinematográfico, acabé diciendo que El Capitán América bebía de la estética de los 80s, esto se queda corto en el caso de "Super 8" donde directamente no es que beba sino que la esperada película de J.J. Abrams (Lost) es directamente una película de los 80s hecha ahora. Empezando por el cártel que nos recuerda a películas como Star Wars, los Ewoks o los Goonies, ¿o no? Esta última referencia también nos viene a la mente cuando vemos que los protagonistas son un grupo de chavales adolescentes que viven la aventura de sus vidas. Pero quizás donde esta influencia se vea más aún es en la trama, que contiene muchos de los temas tratados por Steven Spielberg (productor de esta cinta) a lo largo de su carrera, el primer amor, familias desestructuradas con problemas de comunicación, la fé de la infancia... sin hablar de aspectos como el monstruo que no se ve (Tiburón) o la necesidad de ayudar al "extranjero" para salvar a tus amigos (Encuentros en la tercera fase) Pero no nos engañemos, la huella de Abrams - más allá del claro homenaje a su mentor y financiador en este caso - se observa claramente en muchos aspectos de la película, como la genialidad con la que mezcla los elementos fantásticos y de ciencia ficción con la naturalidad de las escenas familiares, la profundidad de los personajes, o algunos guiños a su historia personal como la grabación de películas de zombies amateur... El reparto, sobre todo la pareja de chicos protagonista, bastante desconocido en general están más que correctos y el resultado final es una película entretenida, divertida, bien hecha, con toques de genialidad constantes y que atrae al espectador desde el primer momento... sin contar con el punto de nostalgia (sniff, sniff) que hace que mi crítica no sea para nada objetiva (8 sobre 10)

Cambiando radicalmente de género, os presento la ópera prima de la directora Massy Tadjedin: "Sólo una Noche (Last Night)", porque el debut es más que prometedor y deja varios apuntes para seguirla en un futuro. Se trata de un drama romántico en el que se tratan temas universales como la infidelidad, la tentación, la mentira, la confianza o los celos. Un matrimonio aparentemente ideal discuten después de una cena porque ella ve indicios de que el marido se siente atraido por una atractiva compañera de trabajo. Al día siguiente ellos deben irse a un viaje de negocios, mientras que la esposa se encuentra casualmente por la calle con un ex que, para colmo, es el amor de su vida... ¿cómo acaba esto? El resultado, tanto visual como interpretativamente, es muy bueno. Dentro del reparto, Keira Knightley demuestra que se ha asentado en el star system internacional, mientras que Sam Worthington (Avatar) y Eva Mendes (The Women) defienden correctamente sus papeles (fuera de lo común en el de él, y el habitual en el de ella). Pero la grata sorpresa me la llevo con el francés Guillaume Canet (Feliz Navidad, La playa), el mejor de la película. Como he dicho, la película tiene momentos de gran brillantez a través de un solido guión y una buena puesta en escena que narra lo ocurrido en una única noche. ¿Infidelidad por amor o infidelidad por atracción sexual? ¿De qué lado estaís? Díficil, verdad... Por si todo esto fuera poco, la ciudad de Nueva York. Sin llegar a la maestría de "Antes del amanecer" de Richard Linklater, se acerca en algunos sentidos.. (7.5 sobre 10)

Y para finalizar, el toque necesario de cine iberoaméricano. Esta vez desde tierras argentinas, con "Un Cuento Chino", la última película de Sebastian Borensztein (Sin memoria). Esta comedia con tintes dramáticas es una clara muestra del cine clásico (al menos el que nos llega a las pantallas españolas) argentino: sencillez visual (llegando al extremo de la languidez), guión robusto (del propio director), elegancia a la hora de contar las cosas... pero sobre todo la calidad de esta película se asienta en dos pilares básicos. Por un lado, la capacidad de emocionar y de transmitir historias a través de la citada sencillez. Acabas el visionado y te da qué pensar sobre la falta de comunicación, las diferencias culturales, la cotidianeidad de algunas cosas... Por otro lado, con mayúsculas, Ricardo Darín (El hijo de la novia). Hablar de la calidad interpretativa de uno de los mejores actores a nivel internional sería perder el tiempo, pero es que en esta película se supera a sí mismo. Borda un papel díficil, mezclando a partes iguales, obsesión y apatía, cascarrabias y sensibilidad, una portada dura e innacesible con un fondo entrañable y de buen corazón, transmitiendo humanidad a todo lo que hace durante la trama... Además, la película cuenta con momentos realmente divertidos, sobre todo los más surrealistas, como los de la embajada china o los dialogos del protagonista con el cliente pesado de la ferreteria. En definitiva, una opción perfecta para aquellos para aquellos que no sólo querais pasar un buen rato sino también ver algo más profundo y estimulante (7.5 sobre 10)

Continuará... (o eso espero)

No hay comentarios: