EN VIVO: "La Avería"

Hola amigos,

Me gusta el teatro. No voy todo lo que querría, pero siempre que voy me reconcilio con este bello arte en toda su magnitud y anoche fue otro de esos momentos. Acudimos a presenciar "La Averia" en las Naves del Español del Matadero de Legazpi (Madrid). Otro día hablaremos del propio entorno porque igual que critico cuando los políticos se equivocan, tengo que felicitar cuando se pone en marcha una buena idea... y la transformación de un viejo entorno industrial en un foco artístico y cultural (a pesar de que todavía sea un boceto y la mitad de las naves estén sin utilizar y las infraestructuras - parkings, accesibilidad, servicios... - puedan mejorar), que supone la continuación del Eje Recoletos (Caixa Forum, Prado, Reina Sofia, Thyssen...), es algo digno de consideración.

En cuanto a la propia obra, se trata de una adaptación teatral de un cuento del suizo Friedrich Dürrenmatt, dirigida y producida por la siempre sorprendente Blanca Portillo, y protagonizada por los actores Emma Suárez ("El perro del hortelano", "La ardilla roja", "Tio Vania"...), Jose Luis García Pérez ("Cachorro", "Cuatro y una silla que son cinco"), Daniel Grao ("Acusados"), Fernando Soto ("Celda 211", integrante de Animalario...), Jose Luis Torrijo ("La Soledad") y Asier Etxeandia ("Cabaret", "Barroco", "Los hombres de Paco"...). El argumento, sin desvelar nada, es el siguiente. Una avería en su flamante Studebaker de 1955 obliga a Alfredo Traps (Garcia Perez), representante general de una firma textil, a aceptar la hospitalidad de un anciano caballero (Grao) que vive sólo con Madmoiselle Simone (Suárez), su ama de llaves, en una casa aislada. Traps es invitado a una cena que celebrará el anfitrión junto a tres amigos, el barroco Zorn (Etxeandía), el abstemio Pillet (Soto) y el bonachón Kummer (Torrijo). Lo que parece una noche aburrida rodeado de cinco ancianos se transforma en un juego que transformará la vida y el pensamiento del protagonista.


Hasta aquí lo que se puede contar del argumento. A partir de aquí la valoración. Se trata de una obra soberbia más allá de las geniales caracterizaciones (si no supiesemos quienes son los actores sería imposible asociarlos a los personajes) y la buenísima puesta en escena. Las interpretaciones individuales rallan a gran nivel. Si algo bueno se puede sacar de la crisis que sufre el Cine Español desde hace años es que muchos de los mejores actores del momento se han decidido a dar el salto a las tablas de manera más que notable. No tenía duda de la calidad de actores como Emma Suárez, Jose Luis Torrijo o Jose Luis García Pérez, pero los que realmente me sorprendieron fueron los más desconocidos. Asier Etxeandía clava al histriónico y barroco Zorn, dando buena muestra además de su faceta de cantante, como ya hizo en su premiado trabajo en "Cabaret". Y Daniel Grao, al que yo tenía catalogado peyorativamente tras su paso por "Acusados", se reconcilia conmigo gracias a su enorme trabajo durante las más de 2 horas que dura la obra.


La obra trata de temas sociales de importancia como el debate entre los conceptos de Ley y Justicia, la pérdida de valores como la solidaridad, el respeto por los mayores, la generosidad..., el deseo de vivir y de ser diferentes frente al igualitarismo fordiano que caracteriza las sociedades capitalistas, donde la competitividad y el ansía de triunfo lo puede todo. El fondo claramente dramático de la obra es sazonado de manera brillante con multitud de momentos cómicos (las presentaciones de los platos que componen el menú de la cena son soberbias) e incluso con actuaciones musicales. El ambiente gótico de la casa y los ancianos contrasta fuertemente con la visión snob del protagonista, lo que viste a la obra de un componente fantástico-onírico cercano al trabajo de autores como Roal Dahl. El resultado son más de dos horas a través de un viaje ácido, crítico, irónico, pero, sobre todo, directo y emotivo hacia las profundidades del hombre y de la sociedad actual. Todo un descubrimiento (9 sobre 10)

Hasta pronto.
Un abrazo